19/03/2019

PAULA ESPI

La fisioterapia dispone de un amplio abanico de herramientas para abordar disfunciones del suelo pélvico y mejorar la calidad de vida de la mujer.

Decidí especializarme en fisioterapia uroginecológica para poder acompañar a las mujeres en las diferentes etapas de su vida. Empoderarlas de su cuerpo y mejorar su calidad de vida, transmitiéndoles mi conocimiento.

Estudiar fisioterapia enfocada en la ginecología me ha ayudado a entender el impacto biopsicosocial que implica tener una disfunción del suelo pélvico. Para la sociedad, a día de hoy, sigue siendo un tema tabú y se han normalizado estas  situaciones disminuyendo la calidad de vida de la mujer, como puede ser la incontinencia urinaria.